Viernes, 17 de Noviembre de 2017

NOTICIAS

Jueves, 06 Julio 2017 11:15
Las jóvenes y la política municipal

Las jóvenes y la política municipal

 

Ya lo sabemos: las y los jóvenes son, por su peso demográfico, muy importantes en la estadística electoral; sin embargo, o no les interesa participar en la vida política, o bien, los partidos políticos no se interesan por atraerlas y atraerlos. En el municipio de Puebla, la edad mediana de la población femenina es de 28 años; la masculina, de 26. Es decir, la mayoría de la población es joven.

Pocas veces se les ha considerado como sujetas/sujetos de derecho. Los datos reflejan que los gobiernos consideran que para este sector poblacional, lo importante es la escolarización, dejando un poco al margen temas tan relevantes como salud, participación política, decisiones en cuanto a su vida personal, o derecho a la recreación.

El esfuerzo realizado para que las y los jóvenes accedan en condiciones de igualdad a la educación escolarizada ha tenido éxito en Puebla, ya que el porcentaje de mujeres en la matrícula escolar de educación básica, media y superior, así lo demuestra: 50% está compuesta por mujeres y 50% por hombres.

La toma de decisiones sobre el cuerpo y la sexualidad son parte de las condiciones que posibilitan la participación política, pero hay en el municipio, un 8.4% de mujeres de 12 a 19 años con al menos un hijo nacido vivo. Estas jóvenes están viendo casi imposible el acceso a la participación política, pues deben cuidar nuevas vidas. Y el embarazo adolescente no se ha detenido.

En cuanto a la participación femenina en el mercado laboral, importante rubro pues es el trabajo remunerado el que proporciona autonomía para la toma de decisiones, se observa un importante rezago, pues en el Estado, sólo 42.6% de ellas tiene recursos económicos propios. La mayoría son amas de casa, por lo que no obtienen retribución por su trabajo.

En cuanto a participación política en la toma de decisiones, la LIX Legislatura está integrada por 29 hombres (71% del pleno) y 12 mujeres (29.2%). Impulsar la paridad es exigencia para los próximos comicios. No hay manera de saber si el congreso poblano tiene más de 18% de jóvenes, que es el dato en el Congreso Federal.

Maribel Flores Sánchez, investigadora del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) en Puebla, afirmó: “En Puebla, el promedio de los ciudadanos que acuden a las urnas a votar es de 60 años, sin embargo, son los jóvenes de 18 a 29 años quienes en los últimos comicios definieron las candidaturas ganadoras”.

Elige, una agrupación preocupada por la participación de las juventudes en política, afirma que “los partidos políticos no tienen las condiciones necesarias y suficientes para promover dicha participación. Para que las y los jóvenes puedan participar políticamente de forma plena, es necesario por un lado, que el Estado les reconozca como titulares de derechos, con necesidades diversas y específicas, como actores estratégicos para la transformación política y social y con capacidad de agencia; por otro, es indispensable que se cuente con las condiciones para ello, lo que implica garantizar una vida digna, recursos, espacios para la organización y mecanismos que impulsen y reconozcan la participación tanto electoral, como no electoral y alternativa de todas las personas jóvenes”.

JovenesYPolitMunicip 02

Las juventudes son las mas afectadas por las decisiones electorales en las que las personas mayores de 60 años imponen su perspectiva sobre el futuro, pero quienes van a tener que vivir las consecuencias de esas políticas son, ni mas ni menos, que las y los jóvenes.

Todos los derechos humanos, incluidos los sexuales y reproductivos, resultan de vital importancia para el ejercicio de una ciudadanía plena. La perspectiva intergeneracional debe entenderse como una herramienta indispensable para garantizar la participación de las personas jóvenes en igualdad de condiciones. La paridad debe también beneficiar a las muchachas y muchachos interesados en la política municipal.

“Somos las juventudes quienes tenemos mucho que aportar para la construcción de un proyecto de democracia verdaderamente compartido e intergeneracional, que parta de reflexiones y propuestas, que permitan ir reconstruyendo aquello que consideramos garantiza el ejercicio democrático de la participación. Consideramos que las diversas formas de participación, más allá de las electorales, también son elementos indispensables que se deben respetar y garantizar su ejercicio. La falta de participación en los espacios institucionales no responde a una apatía política, sino a una falta de condiciones para acceder y participar en ellos de una manera libre y plena”.

“En la política nos enfrentamos a dos fenómenos preocupantes. Por un lado, las tasas de abstencionismo de los jóvenes superan 40% en las elecciones federales y son aún mayores en las elecciones locales (INE, 2014). Aquí nos espera un gran trabajo para fomentar el voto joven. Más de la mitad de las y los jóvenes no se están involucrando en los procesos democráticos, lo que limita la representatividad de sus intereses en las diferentes agendas. Esto es especialmente grave si se considera que, por la cantidad de potenciales votos juveniles, las y los jóvenes podemos elegir al próximo presidente de México. Otro tema es la falta de oportunidades que tuvimos para ocupar cargos de elección pública. En la Cámara de Diputados hay 24 diputados jóvenes, 5% del total”. (Ollin, 2016)

La participación política de las y los jóvenes es un área de oportunidad para los institutos políticos. Aquel partido que sea capaz de convencerlas/os de que se involucren en las decisiones políticas, podría cosechar los frutos del bono demográfico.