Jueves, 19 de Octubre de 2017

NOTICIAS

Martes, 15 Agosto 2017 13:11
LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS MUJERES INDÍGENAS EN EL MUNICIPIO DE PUEBLA

LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS MUJERES INDÍGENAS EN EL MUNICIPIO DE PUEBLA

 

Constitución Mexicana
Artículo 2

La Nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas que son aquellos que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas.

La conciencia de su identidad indígena deberá ser criterio fundamental para determinar a quiénes se aplican las disposiciones sobre pueblos indígenas.

Son comunidades integrantes de un pueblo indígena, aquellas que formen una unidad social, económica y cultural, asentadas en un territorio y que reconocen autoridades propias de acuerdo con sus usos y costumbres.

El derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación se ejercerá en un marco constitucional de autonomía que asegure la unidad nacional. El reconocimiento de los pueblos y comunidades indígenas se hará en las constituciones y leyes de las entidades federativas, las que deberán tomar en cuenta, además de los principios generales establecidos en los párrafos anteriores de este artículo, criterios etnolingüísticos y de asentamiento físico.

A. Esta Constitución reconoce y garantiza el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación y, en consecuencia, a la autonomía para:

I. Decidir sus formas internas de convivencia y organización social, económica, política y cultural.

II. Aplicar sus propios sistemas normativos en la regulación y solución de sus conflictos internos, sujetándose a los principios generales de esta Constitución, respetando las garantías individuales, los derechos humanos y, de manera relevante, la dignidad e integridad de las mujeres. La ley establecerá los casos y procedimientos devalidación por los jueces o tribunales correspondientes.

III. Elegir de acuerdo con sus normas, procedimientos y prácticas tradicionales, a las autoridades o representantes para el ejercicio de sus formas propias de gobierno interno, garantizando que las mujeres y los hombres indígenas disfrutarán y ejercerán su derecho de votar y ser votados en condiciones de igualdad; así como a desempeñar los cargos públicos y de elección popular para los que hayan sido electos o designados, en un marco que respete el pacto federal, la soberanía de los Estados y la autonomía de la Ciudad de México. En ningún caso las practicas comunitarias podrán limitar los derechos político-electorales de los y las ciudadanas en la elección de sus autoridades municipales.

 

Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, Artículo 26

3. Los pueblos y comunidades indígenas tienen derecho a elegir, en los municipios con población indígena, representantes ante los Ayuntamientos. Las constituciones y leyes de las entidades federativas reconocerán y regularán estos derechos en los municipios, con el propósito de fortalecer la participación y representación política de conformidad con sus tradiciones y normas internas.

Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida sin Violencia, establece la obligación de la Federación a promover los derechos de las mujeres indígenas reconociendo su cultura, así como vigilar que la tradición no atente contra sus derechos. Se trata de que los sistemas normativos electorales indígenas no vulneren los derechos político-electorales de las mujeres que los integran.

Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres. Artículos 35 y 36: La política nacional debe proponer los mecanismos de operación adecuados para la participación equitativa entre mujeres y hombres en la toma de decisiones políticas y socioeconómicas

La reforma constitucional de 2011 en materia de derechos humanos, señala que todas las autoridades tienen la obligación de respetar y proteger los derechos velando porque las mujeres indígenas estén informadas de sus derechos y obligaciones, de modo que impulsen la protección a sus derechos políticos, conozcan los criterios que han emitido tribunales nacionales de otros países e instancias internacionales de derechos humanos.

Los principales derechos de las mujeres a los que hacen referencia los instrumentos internacionales, son: el derecho a la igualdad y no discriminación en la vida política, social y económica; el derecho a la salud, especialmente a la salud sexual y reproductiva, y el derecho a una vida libre de todo tipo de violencia en los espacios públicos y privados.

En Puebla, se reconoce en la Constitución y en la Ley de Derechos, Cultura y Desarrollo de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado, los derechos de libre determinación y autonomía de los indígenas para elegir a sus autoridades o representantes bajo el sistema normativo indígena.

De acuerdo con datos de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, están identificados en el Estado seis grupos: mixtecos; nahuas; otomíes; popolacas; tepehuas y totonacas. Datos del último censo de población y vivienda realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población indígena es de un millón 18 mil 397 habitantes, de los cuales, 491 mil 318 son hombres y 527 mil 79, son mujeres, lo que representa el 17.61% de la población estatal. Según el mismo censo (INEGI), en la ciudad de Puebla habitan 100, 353 indígenas.

Se observa una falta de cumplimiento efectivo de los derechos debido a la escasa participación política de las mujeres indígenas en las asambleas comunitarias, en el ayuntamiento, en la asamblea legislativa local, y en general, en los puestos de decisión. La participación política de las mujeres indígenas es un pendiente, ya que mientras no exista la participación efectiva de las mujeres, no se podrá hablar de desarrollo y democracia en este país.